Sanando un trauma

Hola corazones, esta entrada de hoy va a ser completamente distinta a lo que por aquí estáis acostumbradas a ver. Es más una manera de terapia para mí que una entrada interesante para vosotras pero en parte siento que me lo debo, que debo verbalizar esto a ver si así lo saco de mí y deja de hacer callo.


Tengo un pánico terrible a conducir bajo la lluvia, tanto que me quedo petrificada como si la mismísima Medusa me hubiera mirado a los ojos y me hubiera convertido en una estatua. Y os podréis preguntar ¿a qué viene esto ahora? Pues a que es una de esos traumas que llevo dentro callados negándolo y silenciándolo pero ayer me explotó en la cara.


Volvíamos de Murcia ciudad a mi pueblo por la autovía lloviendo de noche y estas circunstancias hicieron que se abriera una puerta que he intentado tener sellada en mi mente, y todo lo que había ahí adentro reprimido salió. Me rompí por completo, no estaba preparada para volver a sobrellevar esta situación. Lo único que quería hacer era llorar, llorar y llorar porque no podía ni mantenerme en pie, las piernas me temblaban como si estuviera viviendo un seísmo de 8 grados. Quería decir lo que me estaba pasando pero no podía porque solo de pensarlo se me venía un pedazo de nudo a la garganta que rompía en forma de más llanto, pero todo ese tiempo en silencio y llorando me sirvió para una cosa limpiar lo que tenía dentro. Hoy con esto ya pasado puedo ver claramente donde esta el nacimiento de este horrible pánico y esta vez en vez de callármelo y dejarlo dentro de mí quiero sacarlo y que no haga los estragos que me ha ido causando.


Hará unos cinco años una mañana de lluvia quedé con mis compañeras de clase para ir a clase como todos los días, pero este día en particular como estaba lloviendo una de ellas decidió llevarse el coche para no mojarnos en el trayecto. Cuando estábamos esperando a que llegara la última para irnos a clase una de ellas empezó a decir "qué pereza ir a clase con este lluvia" seguimos el tema de conversación y salieron propuestas como "¿y si no vamos?" "¿dónde podemos ir si no vamos a clase un día así?" y yo que soy una planeadora nata propuse que si todas estábamos de acuerdo podíamos coger e irnos a algún Centro Comercial a pasar la mañana, por un día que no fuésemos a clase no pasaría nada y ¿qué podía salir mal?. Cuando llegó la compañera a la que estábamos esperando le propusimos el plan y le pareció genial así que sin mucho más que planear pusimos rumbo al Centro Comercial de Cartagena.


Recordaré siempre como íbamos en el coche, la conductora era mi mejor amiga de toda la vida, yo de copiloto, detrás de mi iba la más joven y a su lado detrás de la piloto la que más tardó. Llovía, llovía y llovía, no paraba de llover el cielo estaba oscuro por la cobertura casi opaca de las nubes, pero nosotras estábamos felices porque íbamos a pasar un día diferente, y tan diferente que fue. Cuando estábamos ya casi que llegando había los restos de un animal atropellado en la calzada y la conductora viró un poco el volante para esquivarlos y a partir de ahí poco a poco cuando intentó volver a situarse correctamente en el carril el coche empezó a hacer S de más pequeñas a más grandes perdiendo el control total del vehículo, hacíamos S de un carril a otro hasta que empezamos a dar giros completos en la calzada, jamás olvidaré la impresión que me dio ver un camión de frente viniendo hacia nosotras porque nosotras estábamos en sentido contrario en la autovía porque estábamos girando y la impotencia de no poder hacer nada, ojalá y hubiera habido gritos porque el silencio de nuestro terror hizo que los sonidos de la lluvia sobre el  coche fuera lo que se me quedara grabado en la cabeza a sangre y fuego, ¿sabéis eso de que dicen que la vida se te pasa ante los ojos antes de morir? Pues yo vi la mía y pensé ¿ya está esto es el final?, y boom chocamos contra el quitamiedos de la izquierda y ahí fue cuando el coche se quedó parado, el resto de vehículos nos esquivaban, nosotras seguíamos es estado de shock, le hablé con toda la calma del mundo a mi amiga la piloto y le dije que si se veía capaz a llevar el coche hasta el arcén de la derecha, automáticamente se puso a hacerlo como si fuera un robot. Cuando estuvimos ya paradas en el arcén sucedió, empezamos todas a llorar. Cuando vi a todas mis compañeras llorando por la genial idea que yo había propuesto no sé de donde me vino la fuerza para reprimir todo lo que llevaba dentro y tomé como buenamente pude la riendas de la situación, que ya está que estábamos bien, que estábamos vivas, que ninguna tenía ningún golpe ni herida, que si el coche había conseguido volver a arrancar después del golpe podíamos volver a arrancarlo y salir por la próxima salida y así salir de la autovía, que todo se podía solucionar, que había sido un susto, que el seguro del coche haría algo con el golpe del coche. Todas se fueron calmando poco a poco y a partir de ahí todos mis fuerzas se quedaron concentradas en seguir en ese estado de tranquilizadora de que todo tenía solución de que no había sido nada, lo que yo quería hacer era llorar pero no lo hice, ni una lágrima más hasta que no estuviera en casa, y ahí nació todo. No recuerdo muy bien en que orden vino la policía, la madre de la conductora, salimos de la autovía, caímos en un pueblo de una sola calle y vino el novio de la que llegó la última. Yo seguía en mi papel de tranquilizadora que no cundiera el pánico que ya había pasado todo. 


Al final volví a mi casa sin haber soltado ni una lágrima, lo único que había hecho era reprimirlo todo metiendo todas esas emociones en lo más profundo de un cajón en mi cerebro y empujando para poder cerrar la puerta con llave. Cuando llegué a mi casa subí a mi habitación y ahí me permití llorar, estuve llorando un poco y entró mi hermana pequeña, me preguntó que me pasaba (yo no había avisado a nadie en mi casa para que no se preocuparan) y volví a recoger las lágrimas y se lo conté quitándole hierro al asunto para que no se preocupara, que todo estaba bien que había sido una tontería. Con esta actitud de querer proteger a mi hermana ante esta situación de alguna manera lo único que hice fue pegar otro empujón a mis emociones y vivencias ese día y reprimirlas un poco más. Después de este mal trago me sentí incapaz de contárselo a mi madre, si contándoselo a mi hermana había sufrido no me quería ni imaginar lo que me iba a pasar cuando se lo contara a mi madre y opté por el silencio.


La única persona a la que me atreví a contárselo fue a mi pareja por aquel entonces (era mi primer novio, ese tipo de amor al que quieres con locura) y su respuesta ante mi intento de abrirme ante él fue ningunear mi experiencia y pasar de ella como si no hubiera sido nada importante. Jamás olvidaré su respuesta después de que le contara todo lo que había pasado, con lágrimas en los ojos y un pedazo de nudo en la garganta que con cada palabra rompía un poco para poder dejar escapar el dolor que me quemaba en el corazón: "Pues yo esta semana he instalado una antena de 12m". Me quedé cuajadísima, yo le contaba lo más traumático que me había pasado en la vida desnudándome emocionalmente ante él y él como quien le dice que he ido a la charcutería esta mañana a por jamón de york. Esta rabia e impotencia le pegaron otro empujón a estas emociones y las volvieron a meter otra vez en el cajón pero esta vez un poco más profundo aún. Como dato curioso os digo que dos semanas después de esto corté con él y ha sido de las mejores decisiones que he tomado en mi vida.


Mi último intento de sanar esto que llevaba dentro fue con mis compañeras con las que había vivido esto, pero cuando lo intenté vi que primaba la ley del silencio y que ninguna quería sacar el tema; y con mi grupo de amigas no puede hacerlo porque la conductora también estaba en este grupo así que nada, callo para siempre.


Después de esta vivencia para mí traumática me he vuelto a ver en ocasiones en coches conduciendo bajo la lluvia, siempre me pongo tensa, no puedo respirar bien y no doy al habla hasta que no llegamos al destino o deja de llover. Pero el caso de anoche por las circunstancias coincidentes me hicieron reventar y todas esas emociones me impregnaron de arriba abajo no dejando ni una célula en mi cuerpo libre de ese terror. En plena lluvia conducía mi novio mi coche porque cuando yo intenté arrancar el coche me quedé de piedra y él se ofreció a llevarnos de vuelta a casa conduciendo él, eso sumado a su tipo de conducción, la fuerte lluvia y la oscuridad hicieron que todo se me removiera. Paramos en un área de servicio porque yo no podía estar más tiempo dentro del coche siendo la copiloto y viéndome otra vez en una situación similar a la que había estado tanto tiempo reprimiendo, cenamos en el área de servicio, yo estaba completamente ida todo había vuelto a mi y no sabía que hacer, cuando mi pareja intentó mencionar el viaje que llevábamos en la autovía le pedí que por favor no sacara el tema hasta que yo no pudiera hablar (obviamente no había hablado con él nada de mi trauma pasado y no sabía que me estaba pasando). 


Del área de servicio a casa conduje yo, os parecerá una tontería pero verme conduciendo yo bajo la lluvia y viendo que tenía el control de la situación me hizo sentir mejor. Cuando llegamos a casa intenté volver a reprimirlo todo para no darle la noche a mi pareja pero cuando subí la persiana del comedor me quedé mirando y escuchando la lluvia en la oscuridad y él vino y me abrazó por detrás y me pidió perdón por como había conducido y entonces ahí ya no pude reprimir nada más y empecé a llorar todo lo que no había llorado en su día y a llorar todo lo que he callado todos estos años. Le pedí que simplemente me abrazara y que fuera paciente, que cuando yo pudiera le diría que me pasaba, lo intenté anoche pero me fue imposible, el nudo seguía en mi garganta y no me dejaba hablar. He pasado toda la noche sin dormir poniendo las cosas en su sitio, no iba a volver a reprimir mis emociones en un cajón pero para que eso cupiera en mí tenía que hacer hueco. Ayer di el primer paso para sanar esto: explotar y no volver a reprimir, lo acepté, me perdoné por mis decisiones y me di las gracias por permitirme hacerlo. Y hoy estoy dando el segundo paso que es sacarlo de mi, esta vivencia ya no solo vive en mi sino que la he sacado en forma de este texto, no lo voy a negar, sucedió y ya está tengo que aceptarlo y vivir con ello no como una piedra colgando de mi cuello sino como una experiencia más. El tercer paso será poder verbalizar esto, no he hablado de este tema en todos estos años porque literalmente me bloqueaba cuando intentaba hacerlo y esto se tiene que acabar.


Gracias a las que hayáis llegado hasta aquí y si os queréis quedar con algo de toda esta historia que no sea con mi trauma sino con que no hay que reprimir lo malo que nos sucede, soltarlo y dejar que pase por vuestras vidas.


Y no os preocupéis la próxima entrada volverá a ser completamente normal, esto es simplemente un artículo para permitirme sanar 💚

21 comentarios:

  1. Odio conducir y con lluvia ufff pero, desahogarse viene genial 💞💞💞

    ResponderEliminar
  2. É mesmo motivo para ter um grande trauma. Oxalá consiga ultrapassar. Eu não gosto de conduzir com chuva e sem chuva.
    Uma boa semana com muita saúde.
    Um beijo.

    ResponderEliminar
  3. Desabafar, é aliviar o peso de um silêncio! As vezes desabafar é preciso.
    A foto é linda!

    Tenha um bom dia e ótima semana.
    beijos

    ResponderEliminar
  4. Hola. Creo que lo mejor que podrías hacer por ti es hablarlo con un psicólogo la terapia ayuda mucho.


    Te mando un super abrazo y mil besos,
    Celia | 1000 LIBROS blog.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola, hola! He flipado con todo, me alegro de que hayas conseguido soltarlo todo. Así que mucho animo jo:)

    ¡Nos leemos!

    XX ASH XX

    ResponderEliminar
  6. So sorry you had such a harrowing experience. I too hate driving in the rain especially once it gets dark. Once there is snow on the ground then I don't like driving then as well. I had a bad accident in the snow once. I thankfully came out of it unscathed but the cars was completely ruined.

    ResponderEliminar
  7. WOW, it must have been a really terrible situation, I'm really sorry. But I'm also glad you're able to deal with your trauma today. xoxo

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola, bella! Me alegra que hayas encontrado un lugar donde abrirte y dejar salir todo eso. Me alegro que todo eso no haya sido más que un susto y tú y tus amigas hayan salido ilesas. Lo cierto es que la actitud de tu novio también me ha disgustado y lo único que puedo decir es que vale la pena alejarse de ese tipo de personas.
    Muchos besoss ♥

    ResponderEliminar
  9. Uy que pena lo que te paso y es bueno abrirse cuando hay traumas - Te mando un beso

    ResponderEliminar
  10. Thanks for share your storr my friend. We always care abaiut ours self.

    ResponderEliminar
  11. Que feo accidente, lo bueno que estas viva para contarlo, y que ya te abriste hacerlo y que bien que dejaste a tu primer novio que no te apoyo, animo y saludos:D

    ResponderEliminar
  12. I can't drive and will get car sick if I have to sit inside longer than an hour...sorry that you had to go through that nightmare.

    ResponderEliminar
  13. Sonbahar ve yağmur, çoğu insan için hüzünü çağrıştırıyor.

    ResponderEliminar
  14. You are getting better after the incident. Hope you let it go. You able to share your experience here is a great thing. Take care..

    ResponderEliminar
  15. I dont enjoy to rainy weather while i am on the way. Driving is so difficult on wet roads. Take care Dear friend!

    ResponderEliminar
  16. Driving is really hard when it rains so hard.
    One can really be traumatized in that experience,
    therapy could help and of course time.

    Ann
    https://roomsofinspiration.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  17. I think many of us have stuff we repress inside but we should face them or they will follow us in and out of our thoughts. It was a harrowing experience for you and the rain did bring every thing up again. you have taken one step for the better by verbalizing it. Slow, and time will get you through it.

    ResponderEliminar